#Decoración #interiores #FernandoGarcía.

Hablar del estilo moderno es hablar de sencillez y simpleza, es súper atemporal por llevar piezas diseñadas más de 100 años siendo muy actuales tanto en los muebles como en la arquitectura.

Este estilo se creó en la primera mitad de siglo XX, muy marcado por el impacto de la escuela de Bauhaus.

En este estilo la forma sigue a la función, y  se caracteriza con el uso de líneas simples y rectas, en este estilo son casi nulas las líneas curvas, los muebles son muy sencillos en colores sólidos generalmente blanco o negro. Todos elementos son muy funcionales Los espacios lucen limpios y con  muy pocos accesorios, solo nos debemos centrar en los elementos esenciales y en el orden de los espacios, las superficies son totalmente lisas. En el modernismo el uso del vidrio es importante.

Las maderas lacadas, aglomeradas o contra enchapadas, el vidrio, el metal y  el cuero son materiales característicos  del estilo moderno inclusive el acrílico y el hormigón sobre todo en cocinas modernas. Es posible incluir materiales diferentes a los anteriormente nombrados  siempre y cuando  sean armónicos y elegantes.

La claridad del espacio es fundamental  y se logra con la entrada de luz natural por intermedio de ventanales amplios, luz halógena blanca más  el color claro en el de paredes y pisos del espacio.

Se usan los tonos blancos, grises o incluso beiges, contrastados en colores vibrantes y puros  de  su propia elección pero nunca pasarse de más de tres colores.

Los accesorios decorativos deben ser  especialmente escogidos, ellos debe brillar por sí solos, siendo el protagonista de cada área, sin competir con los demás espacios en poca cantidad.

Es totalmente valido dejar los muros totalmente limpios sin colocar ninguna clase de elementos.

Personajes como Eero Saarinen, Le Corbusier y Marcel Breuer fueron  diseñadores estrella de esta época, actualmente sus diseños siguen  siendo reproducidas y muy actuales.